Lavar la ropa del bebé con la de los adultos puede irritar su piel: tips de expertos

La piel de tu bebé es suave, tersa y muy resistente. Ésta constituye el órgano más extenso del cuerpo humano y su función central es proteger a los órganos de agentes externos como gérmenes, bacterias, y sustancias químicas.

Durante los primeros meses de vida, la dermis es sumamente delicada y vulnerable. Por eso, es muy importante que te asegures de darle los cuidados pertinentes.

Además de aplicar loción humectante, lavar su cuerpecito con jabón neutro e impedir la exposición al sol, es fundamental que cuides las prendas que tienen contacto con su piel.

Si su ropita no recibe el tratamiento adecuado, puede provocarle una reacción alérgica o irritaciones. Te mostramos 6 consejos que te ayudarán a hacerlo correctamente, según los especialistas.

Cómo lavar la ropa de mi bebé

 

#1 Lávala por separado

De acuerdo con el sitio web FirstCry Parenting, durante los primeros 6 meses de vida deberás lavar su ropita en una carga separada a la del resto de la familia.

De esta forma, evitarás que las prendas de tu pequeñito estén en contacto con bacterias que pueden resultar dañinas para su piel. Una vez que este periodo pase, podrás combinarlas sin problema alguno.

#2 Escoge un detergente para bebé

El Servicio Nacional de Salud del Reino Unido, afirma que no hay evidencia científica de que el uso de detergentes en polvo con enzimas o acondicionadores de tela, representen un peligro para la piel de tu pequeño.

Sin embargo, utilizar uno que tenga una fórmula neutra e hipoalergénica puede ayudar a proteger la dermis de los bebés con pieles atópicas o que presentan tendencia a desarrollar dermatitis. Tómalo en cuenta la próxima vez que vayas al supermercado.

#3 ¿A mano o en lavadora?

Los expertos argumentan que ambas opciones son viables. Si lo haces en lavadora, asegúrate de utilizar agua fría y de programar un ciclo de centrifugado suave; así protegerás su ropita y evitarás que se rompa con el movimiento del lavado.

Por otro lado, si decides hacerlo a mano, es muy importante que la enjuagues con abundante agua para evitar que queden restos de detergente en las fibras. Estos pueden lastimar su piel y provocarle incomodidad.

#4 Olvídate del suavizante

La página The Better Indian, menciona que los suavizantes con fragancias sintéticas contienen ftalatos; un compuesto químico que altera el ciclo hormonal y que puede provocar asma o problemas respiratorios.

Asimismo, debido a su alto contenido de irritantes químicos como el hidróxido fosfato de potasio, puede aumentar el riesgo de sufrir erupciones cutáneas y alergias.

#5 Cada cuando debes lavarla

El sitio especializado Eres Mamá, menciona que lo ideal es lavar la ropa una vez que ésta presente manchas o un olor desagradable.

Es muy importante que no dejes que se acumule en el cesto de ropa sucia, así evitarás que se llene de bacterias o que las manchas se vuelvan imposibles de quitar. Recuerda que el objetivo es evitar el uso de productos abrasivos como el cloro.

#6 Evita la secadora

Para mantener la ropa bonita y en buen estado, es importante que dejes que seque naturalmente. Ponla en un lugar con sombra y buena ventilación, y asegúrate de que esté lejos de los rayos del sol.

Estos puede dañar las prendas y hacer que su color se desvanezca.

Sigue las especificaciones de los expertos y cuida la piel de tu pequeñito. Recuerda que este periodo es fundamental para que su dermis pueda desarrollarse adecuadamente.

¿Tienes otra recomendación que pueda ser útil? Comparte tus mejores consejos en los comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *